LOS DERECHOS DEL LECTOR

3/5/15

¡Hola little books!

Como sabéis, estoy estudiando Magisterio Infantil, y una de las asignaturas que estoy dando en este segundo curso trata el inicio en la lectoescritura de los más pequeños. Así que veo muy importantes los consejos que nos van dando los profesores ya que fomentar la lectura en los niños es un trabajo muy complicado, pues nunca se debe imponer como una obligación, sino como placer. Por ello, hemos estado dedicando una sesión a como debemos motivar a los alumnos. El profesor, que adora la literatura, ha querido mostrarnos el decálogo de Pennac, de la obra Como una novela, de este escritor. Aunque ya los conocía, me ha hecho gracia como nos lo ha propuesto ya que mucha gente de clase desconocía esta lista. A continuación la veréis, yo os la comentaré con mi punto de vista, como siempre. 

1) El derecho a no leer
Igualmente tenemos la existencia del derecho a leer, cada cual es libre de leer o no según le plazca. 

2) El derecho a saltarnos páginas
Siempre nos encontramos con algún párrafo o página en la que solamente se describe una casa, un paisaje o incluso una mesa. ¿A quién le apetece saber de qué color eran las cortinas de casa de la abuela?

3) El derecho a no terminar un libro
En mi vida solo he dejado unos pocos libros sin terminar de leer porque me aburrían tantísimo que no me motivaban a la hora de continuar. Por eso, si te ves en la necesidad de abandonar, hazlo. 

4) El derecho a releer
Seguro que muchos de vosotros me comprenderéis cuando digo que no hay nada mejor que releer tu novela/saga favorita ya que es cuando aprecies la esencia del libro.

5) El derecho a leer cualquier cosa
A menudo se tacha a gente de inculta o ignorante por no haber leído tal libro o tal historia, pero ¿y si a esa persona no le llama la atención El Quijote porque prefiere las etiquetas del champú, que son más interesantes?

6) El derecho al bovarismo
 ¡Ay las románticas empedernidas! Qué haríamos algunas y algunos sin las historias de amor más grandes de la historia. Y sobre todo recomendárselas de inmediato a nuestros conocidos.

7) El derecho a leer en cualquier sitio
¿Quién no ha leído en clase, el parque o el metro? Porque nosotros podemos leer donde sea y como sea, a cualquier momento y cuando nos apetece.

8) El derecho a hojear
Todos hemos tenido ganas en algún momento de coger un libro y buscar una de nuestras frases o partes favoritas para poder saborearla de nuevo como la primera vez.

9) El derecho a leer en voz alta
Al menos en mi caso, leer en voz alta va a ser uno de los tratos que más le daré a la lectura para los más pequeños. Sin embargo, es verdad que a veces apetece leer en voz alta porque sí, sin motivo alguno.

10) El derecho a callarnos
Todo, absolutamente todo lo que leemos es en nuestro propio beneficio, por lo que siempre tendremos el derecho a no decir absolutamente nada. 


¿Vosotros qué opináis?

6 comentarios:

  1. Tienes toda la razón del mundo :D
    Me encantó la entrada ~
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Excelente entrada, cuánta razón :D ¡me ha encantado!
    Te he nominado al Liebster Award: http://bookwalker7.blogspot.mx/2015/05/premios-excesivamente-atrasados-3.html
    Saludos y me quedo en tu blog :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de verdad, y gracias por seguir el blog<3
      ¡Besitos!

      Eliminar
  3. Leyendo esto me he acordado de una noticia de ayer en 'El País'. Ya no te toca, pero seguro que te interesa:

    http://politica.elpais.com/politica/2015/05/01/actualidad/1430504448_597633.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasármelo. La verdad es que los maestros siempre tendríamos que estar formándonos, al igual que lo tendrían que hacer todos los trabajadores del mundo, ya que nosotros evolucionamos al mismo tiempo que nuestra sociedad.
      ¡Besitos!

      Eliminar

Recuerda que este blog se alimenta de palabras bonitas, comentarios decentes y sonrisas amplias.
Si necesitas cualquier cosa, no dudes en decírmelo y estaré encantada de responderte.
Gracias por comentar esta entrada. Eternamente agradecida. Annie Books