RESEÑA: MALDITOS

8/2/17



¿Puede alguien olvidarse del verdadero amor? Helena es la única entre los vástagos de los inmortales griegos que es capaz de descender al Inframundo a voluntad, y por ello su misión es peligrosísima. Por las noches deambula por el Hades, intentando parar el interminable ciclo de venganza que maldice a su familia; durante el día, procura vencer al cansancio que está pasando factura a su cordura. Sin Lucas a su lado, Helena no está segura de tener las fuerzas suficientes para seguir.

 ¡Hola little books!

Hoy os traigo la reseña de la segunda parte de la trilogía El despertar, compuesta por Predestinados, Malditos y Diosa. Podéis leer la reseña del primer libro aquí. Reconozco que ha sido una trilogía que me ha costado un poco leer, pero más que nada por el poco tiempo que le he dedicado ya que ando con la universidad, las prácticas... y cuando tengo tiempo para leer es cuando caigo en la cama rendida y con sueño. Sin embargo, ahora puedo decir que he leído los tres libros en un total de 12 días, por lo que no está nada mal, ¿qué pensáis vosotros?

No me enrollo más y me adentro a explicaros mi opinión sobre esta historia. Voy a intentar no soltar spoilers pero quizá la explicación lo requiera. Si no habéis leído nada sobre estos libros, os recomiendo que leáis el primero a la de ya. Como ya dije en la anterior reseña, Predestinados es un libro un tanto introductorio en el que vas conociendo como se podrá desarrollar la historia que se narra.

En Malditos, Helena y Lucas se distancian aunque no quieran, sin lograr cumplir ese gran cometido por mucho que lo intenten. Helena debe descender al Inframundo, tierra de Hades, para lograr acabar con esa misión que los vástagos le han impuesto. Simplemente es una tarea que Helena jamás pensó que tendría que llevar a cabo. No obstante, allí abajo le espera un vástago increíblemente guapo llamado Orión, dispuesto a hacer lo que sea por ella. ¿Quién no querría un Orión en su vida? Este personaje va a ser imposible de odiar pero hará que dudéis de varias cosas. En cuanto a Lucas, su distancia con Helena solo le trae problemas, y es cierto que aunque el chico lo intenta, es tan difícil que hasta el lector se lo piensa. 

Helena se está haciendo fuerte, ha comenzado a valorar sus dones y a menudo logra mantener sus emociones al límite, aunque está claro que se deja llevar mucho más por su corazón que por lo que dicta su mente. Esta protagonista podría ser como muchas otras que se hayan escrito antes, pero la forma en la que se va desarrollando y asumiendo su verdadero papel, demuestra que cualquier con fuerza de voluntad puede lograr lo que se propone. Helena sigue siendo una adolescente pero empieza a valorar lo que es importante en realidad, como la familia, los amigos y aquello que te hace feliz sin que tú lo pidas. Por eso se nota un gran cambio en el personaje del primer libro a este y he podido cogerle más cariño a esta joven valiente. 

Sigue habiendo muchos personajes en la trama, cada uno con una personalidad diferente y un rol distinto en la obra, por lo que algunos serán amados enseguida y a otros habrá que entenderles poco a poco. Me gusta mucho el papel que tienen los hombres en la historia, como Héctor y Orión. Además, no pasa desapercibido el trío amoroso que aunque cumple varios tópicos, es distinto a los que he leído y la protagonista tiene sus razones para sentirse con el corazón tan dividido. 

El lector acompaña en todo momento a Helena como protagonista por ese viaje al Inframundo, pero conforme avanza la historia otros personajes cobran un poco más de protagonismo y en la narración se notan los sentimientos y emociones que viven cada uno de los que aparecen. Asimismo, la autora continúa con su pluma un tanto complicada en los momentos más difíciles y las situaciones más enrevesadas. De todas maneras, se desenvuelve fácilmente en los diálogos y va creando una imagen bastante nítida de los distintos lugares del Inframundo. 

Respecto al tema mitológico, en el primer libro se espera descubrir un uso distinto de la mitología griega, haciendo pensar que será tipo Percy Jackson. En cambio, se desarrolla una historia más feroz, con profecías por en medio que los personajes han de tomarse en serio para no alterar el cambio de las cosas. Además, se observa en detalle que la autora ha querido asegurarse de que se comprenda con facilidad por donde van los tiros, pero siempre siendo misterioso y con esa intriga que te hace querer más. Es decir, aunque no conozcáis gran cosa de la historia griega, podréis adentraros en ese mundo y ver las cualidades de los antiguos dioses y semidioses. 

Por último, para hablar del final tendría que taparme la boca o atarme las manos para no escribir las ganas con las que me dejó y coger el tercer libro. En sí estaba claro que la historia tenía que continuar, pues deja la historia acabada pero con una pendiente continuación que pondrá los pelos de punta a quien la lea. Si ya habéis leído este libro podéis comentar vuestra opinión, sino, no sé cómo habéis podido leer esta reseña sin necesitar leer los libros enseguida. 

Próximamente la reseña de Diosa. Nos vemos pronto.
¡Besitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que este blog se alimenta de palabras bonitas, comentarios decentes y sonrisas amplias.
Si necesitas cualquier cosa, no dudes en decírmelo y estaré encantada de responderte.
Gracias por comentar esta entrada. Eternamente agradecida. Annie Books